¿Por qué sube tanto el precio de la luz?

¿Por qué sube tanto el precio de la luz?

La desmesurada subida en el precio de la electricidad en estas últimas semanas y en plena ola de frío, han reabierto el debate sobre el funcionamiento del mercado mayorista y muchos se preguntan ¿Por qué sube el precio de la luz?

El 2021 ha comenzado con nieve y termómetros bajo cero prácticamente a lo largo de toda la geografía española y al mismo tiempo que la temperatura bajaba, el precio de la electricidad subía hasta cifras históricas.

Y es que el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista se situó el pasado viernes 8 de enero en 94,99 euros/MWh, lo que lo sitúa en el segundo más alto de la historia después de los 103,76 euros que alcanzó el 11 de enero de 2002.

Ante esta situación el debate está en el aire y son muchos quienes se preguntan el motivo de esta desmesurada subida, cómo funciona el mercado eléctrico y qué hacer para no pagar tanto en la factura eléctrica.

Vamos a intentar aclararlo en este post…

Cómo se fija el precio de la luz y entender nuestra factura

El precio de la luz es obtenido a través del mercado mayorista, que es donde se determina la referencia para que el Gobierno fije el precio de la electricidad en mercado regulado y también para que las comercializadoras establezcan sus propias tarifas en el mercado liberalizado.

Hay que hacer, por lo tanto, esa doble distinción en cuanto a la comercialización de la luz:

  1. Mercado regulado de electricidad: En este mercado se ofrece la tarifa del Precio Voluntario del Pequeño Consumidor o PVPC, en la que el precio de la luz lo determina el Gobierno y va fluctuando hora a hora y cada día.
  2. Mercado libre de luz: En este mercado son las diferentes comercializadoras las que establecen el precio de la luz que más les conviene.

Ahora bien, el precio total que pagamos en la factura de la luz no se limita solamente al importe consumido por kilovatio hora (kWh), sino que hay más factores.

Por un lado los consumidores tenemos que pagar los peajes de acceso, esto es, el transporte y la distribución de la energía, que no cambian.

Por otro lado están los impuestos gubernamentales, plasmados en el IVA y en el Impuesto de Electricidad.

Y además, si nos ponemos a analizar la factura de la luz con detalle, podremos observar como hay 2 términos diferenciados: energía y potencia.

La energía hace referencia a la cantidad de luz consumida realmente por el consumidor, pero la potencia es un coste fijo referido a lo que se paga por la cantidad de potencia contratada en la vivienda.

En resumen, el precio que finalmente pagamos en la factura de la luz no está sólo determinado por el mercado eléctrico, sino que se compone de múltiples partidas, algunas de las cuales son costes regulados por el gobierno y otras directamente impuestos.

Por eso, si dividiéramos porcentualmente el recibo de la luz de un consumidor tipo acogido a una tarifa PVPC, comprobaríamos que en torno a un 30% sí que estaría relacionado con el mercado mayorista, pero casi la mitad serían costes regulados y entre un 20 y un 25% correspondería a los impuestos.

Si queréis ahondar aún más en el desglose de la factura eléctrica os dejamos un enlace donde se explica con detalle y a la perfección: Desglose de la factura eléctrica y medidas para bajarla

Cómo ahorrar en la factura de la luz

Apenas llevamos medio mes trascurrido de este año y la previsión de los expertos es que esta subida experimentada en la factura de la luz podría no ser la última.

La ola de frío nos afecta a todos, pero este incremento en el precio de la electricidad afectará especialmente a los consumidores que tengan contratado su servicio con tarifa regulada, por lo que hablamos de más de 10 millones de hogares y pymes en España.

Ante esta perspectiva y considerando que no podemos esperar que ni el mercado mayorista, ni las comercializadoras, ni el Gobierno nos bajen el precio de la electricidad, hay una serie de medidas que podemos tomar de forma individual para lograr que la factura no se dispare aún más:

Apuesta por el LED

Una de las primeras cosas que deberías hacer para ahorrar en tu casa o en tu negocio es sustituir las bombillas por una iluminación LED. La razón es que estos diodos necesitan muy poca energía para emitir luz y pueden suponer un ahorro de hasta un 90% frente a las bombillas tradicionales

Controla la temperatura de la calefacción

Es importante también controlar la temperatura de la calefacción con un termostato, ya que está demostrado que por cada grado de menos puedes ahorrar hasta 10-11% de energía. La temperatura ideal durante el día debe situarse entre los 19 y 21 grados.

Aprovechar la luz natural

Aprovecha al máximo la luz natural y así durante el día abre las cortinas y sube las persianas de aquellas ventanas en las que incida directamente el sol. De esta forma se absorberá el calor y ya cuando caiga la noche y cerremos las persianas se conservará el calor acumulado en el interior.

Aislar puertas y ventanas

Mantener un correcto aislamiento de tu vivienda o de tu empresa/negocio es fundamental para evitar que se escape el calor. De hecho, se estima que por cada euro invertido en aislamiento se consigue un retorno de 7 euros de ahorro. El doble acristalamiento de las ventanas es una de las medidas más eficaces en este sentido

Optimiza el uso de tus electrodomésticos

En el uso diario de nuestros electrodomésticos también podemos ahorrar con algunos trucos sencillos como:

  • No abusar del uso del horno y aprende a cocinar con el microondas.
  • Aprovecha el calor residual de la vitrocerámica apagándola un poco antes de que la comida esté lista.
  • Evitar abrir y cerrar constantemente el frigorífico y mantenerlo a una temperatura de entre 5 y 7 grados para refrigeración y -18 grados para congelación.
  • Evita programas en la lavadora de alta temperatura, ya alrededor del 90% de la energía que usa una lavadora se gasta al calentar el  agua.
  • La secadora es el electrodoméstico que más energía consume, así que si puedes limitar su uso mucho mejor para tu factura eléctrica.
  • Apaga el ordenador o la televisión tras su uso, evitando el modo stand by, que sigue consumiendo energía sin usar el aparato.

Evita pagar en las horas más caras

Y finalmente si eres usuario del PVPC puedes consultar en la página web de Red Eléctrica el precio de la electricidad durante el día siguiente en cada hora. De esta forma puedes programar el consumo y decidir a que hora poner la lavadora y el lavavajillas o ponerte a planchar.

Desde INGERNOVA te ofrecemos el servicio de Optimización Tarifaria para minimizar el coste de la energía consumida, consiguiendo ahorros económicos importantes.