La compra colectiva de energía puede ahorrar más de 100 euros en el recibo de la luz

La compra colectiva de energía puede ahorrar más de 100 euros en el recibo de la luz

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que el actual mercado energético “es injusto” para el consumidor

 

La presión de las compañías eléctricas a través del precio del suministro de energía eléctrica en los hogares convierte la llegada del recibo de la luz en un mal trago para las familias, que en los últimos años han comprobado el progresivo aumento del precio de encender un interruptor, emplear los electrodomésticos o ver la televisión. Desde hace tres años, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha implantado en España el sistema de compra colectiva de energía, un modelo empleado en otros países europeos en el que los consumidores agrupados en una oferta única piden a las empresas un precio ajustado y común por sus servicios.
La compra colectiva de energía llega este año a su tercera edición, donde hasta el próximo 3 de mayo los consumidores interesados pueden sumarse a esta iniciativa, que puede suponer un ahorro medio de 105 euros anuales en la factura de la luz (estimado para un hogar con 4,6 kW de potencia y 3.500 kWh de consumo medio al año que contrate la tarifa que resulte ganadora de la Compra Colectiva) , y que garantiza un sistema más justo a la hora de establecer el pago del kilovatio/hora.
Para presentar este sistema y ofrecer información a los consumidores, la OCU trajo ayer su 'oficina móvil' a la Plaza de la Artillería, donde expertos de la organización dieron a conocer a los segovianos los detalles de esta iniciativa, y asesoraron a los consumidores sobre sus dudas acerca de la factura energética y las tarifas más ajustadas a su consumo.
La portavoz de la OCU, Ileana Izverniceanu, explicó que el sistema de compra colectiva trata de poner coto a un mercado energético que resulta "injusto" para el consumidor.
Así, asegura que aunque la electricidad es un mercado liberalizado, “el hecho cierto es que los ciudadanos, contraten con quien contraten la electricidad siguen pagando el kilovatio hora muy caro”.
Izverniceanu explicó que en países como Bélgica o Inglaterra la compra colectiva se ha probado con éxito, y en España en 2013 más de medio millón de familias se adhirieron a una iniciativa que inicialmente fue acogida con recelo por parte de las empresas suministradoras y que hoy cuenta con su total apoyo.
El sistema de incorporación es muy sencillo. A través de la web www.quieropagarmenosluz.org el interesado puede inscribirse de forma gratuita y sin ningún compromiso. En esta web, los usuarios elegirán la categoría en la que están interesados —electricidad, gas o una oferta conjunta de ambas— y darán sus datos para incorporarse a la oferta. El día 3 de mayo se cerrará el plazo de inscripción en esta plataforma, que a fecha de ayer sumaba ya más de 21.000 consumidores inscritos, y el 4 de mayo se conocerá el resultado de la subasta, que elegirá como ganadora la tarifa más económica para cada categoría. La portavoz de la OCU aseguró que la principal ventaja de la compra colectiva de energía radica en el precio, y aseguró que el pliego de condiciones que oferta a las empresas “es muy claro y está sometido a la mediación del arbitraje de consumo”. Además, recordó que los consumidores “no tienen compromiso de participación una vez inscritos, ya que si la empresa adjudicataria no es de su agrado pueden abandonar la oferta sin ningún problema”.
Izverniceanu destacó el cambio de actitud de las compañías eléctricas con respecto a este servicio, pasando del boicot realizado en el primer año por las grandes empresas a la participación de hasta 11 operadoras registradas este año. En este sentido, indicó que las eléctricas “han entendido que este sistema es una herramienta muy útil a la que no hay que temer, y se han sumado en beneficio de todos”.
La oficina móvil de la OCU también atendió ayer dudas sobre tarifas y consumo de los segovianos que llevaron sus recibos de la luz para que los expertos de la organización analizaran su coste, proporcionando consejos sobre ahorro y eficiencia energética.

 

Decálogo para un mercado más justo
La iniciativa de la compra colecitva de la OCU sirve también como marco para reivindicar un mercado energético más gusto, para lo que la organización propone un decálogo de medidas orientadas a mejorar los criterios de venta y distribución de la energía.
Así, la OCU propone una auditoría del sistema eléctrico que incluya la revisión de costes y el sistema de fijación de precios mayoristas, así como la crfeación de un mercado competitivo que incremente la red de operadores independientes de redes de distribución. El mantenimiento de las tarifas reguladas y la modificación de la norma de autoconsumo son otras de las medidas propuestas, que contemplan también la persecución de las prácticas comerciales abusivas y el arbitraje de consumo para facilitar las reclamaciones.
La creación de una ‘tarifa social’ para los consumidores más desfavorecidos y la protección de sus derechos a través de sistemas que no generen indefensión son otras de las medidas que incluye el decálogo, que ya ha sido presentado ante algunas administraciones públicas.

 

Fuente: eladelantado.com (ver noticia)