El pool eléctrico resultó un 57% más caro para las empresas que hace un año

El pool eléctrico resultó un 57% más caro para las empresas que hace un año

La península ibérica es la única zona de Europa donde sube el precio de la electricidad en abril. En España es un 1,36% más cara que en marzo, según un estudio detallado del Grupo ase.

El precio final del mercado libre de la electricidad, que incluye los sobrecostes del sistema, se situó en abril en 52,15 €/MWh.

Es decir, las empresas que tienen contratos indexados a pool (ligados a la evolución del mercado diario, directamente o a través de comercializadoras), han pagado en su recibo de la luz un 1,36% más que en el mes de marzo y un 57,3% más que hace un año.

Paralelamente, las empresas con contratos mixtos (que cierran parte del precio a futuro) o con contratos fijos (precio cerrado), esquivan de momento la coyuntura, salvo que se encuentre próxima su fecha de vencimiento.

La causa principal se halla en la escasez de agua. El año pasado el agua de los ríos generaba energía a través de los saltos, pero ahora la sequía coloca el grueso de la generación hidroeléctrica en los pantanos, que no se están activando a precios bajos.

La climatología también ha reducido la presencia de la eólica. Esto incrementa el coste de oportunidad de otras tecnologías más caras, como el carbón. Dado que es un mercado marginalista, las ofertas van entrando a cubrir la demanda, encabezadas por la más barata (que ahora no lo es tanto) y se incrementa el coste de la hora, que se fija con la última oferta que entra a producir electricidad.

En cuanto a los sobrecostes del sistema, los que más suben son las restricciones y los costes de interrumpibilidad. Estos últimos se han encarecido un 7,57% respecto al el mes pasado y un 17,82% en relación al mes de abril de 2016.

El mercado ibérico (España y Portugal) es el único que sube su precio en abril. No solo respecto al mes pasado, también en relación a la media de los últimos 5 años: el pool español se sitúa en los 31,05 €/MWh (+50,5%). Mientras las empresas italianas, francesas, alemanas y nórdicas han rebajado su coste eléctrico en abril, a las españolas les ha salido más caro.

Esto también afecta a las empresas con un contrato próximo a su vencimiento, que van a encontrar precios mucho más elevados que hace un año en el pool.

Descenso del consumo

La demanda de energía eléctrica ha caído un 5,6% respecto al mes de marzo por la menor actividad empresarial, dada la cantidad de festivos del mes de abril, y también por las buenas temperaturas. El dato corregido, por el efecto de la temperatura y laboralidad, es del 1,5%. Eso hace que los costes fijos al ser invaribales, como los de interrumpibilidad, al bajar el consumo se repartan entre menos MWh y, por tanto, se produce un mayor impacto unitario.

Además, a pesar de la menor demanda, la oferta no ha rebajado precios porque el pasado mes de abril no ha venido acompañado de aguas mil. De hecho, el mantenimiento de las condiciones meteorológicas sitúa a las reservas hídricasespañolas en un 75% de la media de los últimos diez años. Y se espera que la coyuntura se mantenga las próximas semanas, incluso meses.

Esta atípica situación ha reducido la producción hidráulica en un 50% desde enero a abril, en comparación con el mismo periodo del año pasado y resulta más cara por el círculo que genera la combinación de tres circunstancias encadenadas: desciende la oferta hidráulica en el pool a bajo precio, su menor presencia aumenta el coste de oportunidad del resto de tecnologías en el mix de generación y, además, cuando se ofrece, se hace de forma selectiva para aumentar su rentabilidad.

Fuente: 
energia16.com (ver noticia)